Trail Santboi

Los mejores consejos para el trail y el running

Correr cuando llueve

Al empezar el invierno, comienzan las lluvias, y con ellas llega el fin de todos los buenos hábitos que has adquirido los meses de buen tiempo. Precipitaciones, frío, nieve... todo esto hace que no apetezca en absoluto salir a correr.

Y si no quieres pasarte los próximos meses en una cinta de correr en el gimnasio rodeado de gente, es mejor que aprendas cual es la mejor forma de correr con lluvia. Y estos son algunos consejos para empezar:

Correr cuando llueve

Usar menos ropa (pero ropa inteligente)

Mucha gente cree que necesita más ropa cuando llueve, pero no es así. Realmente hay que ponerse menos ropa de lo que se piensa, especialmente si esa ropa es de algodón, que actúa como una esponja y al mojarse va a pesar muchísimo, no importa cuantas capas tengas encima.

Opta por tejidos más ligeros que absorban la humedad, desde el gorro de la cabeza (que debe tener una visera para que el agua no te de en los ojos), hasta los calcetines de los pies.

Las zapatillas también tienen que ser diferentes. En cualquier tienda especializada te podrán recomendar un modelo que funcione bien en la lluvia.

Estar más atento a tu entorno

En condiciones húmedas, es natural un cambio en la pisada, aunque no seas consciente de ello. El miedo a resbalar hace que casi no toquemos el asfalto.

Al correr con lluvia, el agua forma una película entre el asfalto y la suela de tu zapatilla que hace que resbales, pero para eso están las suelas preparadas. El asfalto suele absorber la lluvia y no se suelen formar charcos, pero hay que tener especial cuidado en otro tipo de suelos, como en las alcantarillas, puentes de madera, u otras superficies que resbalen más.

Así que presta más atención a donde pisas, cuando doblas una esquina o cruzas una calle por el paso de cebra.

Hidratarse

Que el agua esté empapándote, no significa que no tengas que ingerirla. Muchos no se hidratan correctamente debido a eso, pero lo cierto es que muy importante una buena hidratación, independientemente de las inclemencias del tiempo.

Cambiarte de ropa nada más llegar a casa

¿Recuerdas cuando eras niño y tu madre te cambiaba de ropa cuando te mojabas? Pues resulta que tenía razón. Cámbiate de ropa nada más llegues a casa, y seca la ropa tan pronto como sea posible. Es más fácil que te pongas enfermo si no lo haces.

Las zapatillas igual. Si están mojadas, no tienes otro par y las necesitas para el día siguiente, quita las plantillas y mete hojas de periódico dentro. Al día siguiente estarán secos.

Si quieres saber más consejos acerca del running, visita la página rfea.es.